Inti Raymi: La Fiesta del Sol

Comprender a la celebración del Inti Raymi es tomar conciencia de un complejo saber de vida enmarcado dentro de las leyes de la naturaleza y abrir nuestra mente a una profunda espiritualidad natural en donde la naturaleza, las divinidades, los ancestros y el ser humano se transforman en una sola comunidad para celebrar el gran tiempo masculino complementado con la participación femenina.

El Inti Raymi o Fiesta del Sol es la celebración más importante del mundo andino. Representa el tiempo sagrado de la luz, la luz de Inti (Sol) que ilumina a nuestros pueblos para equilibrar nuestra conciencia comunitaria y permitir la continuación de la vida.

Inti Raymi es también el nombre del primer mes del calendario Luni-Solar, que rige la  vida  en resonancia con el Cosmos. Los Inkas dividían el año en 13 meses de 28 días cada uno, más un día “fuera del tiempo” que servía de nexo o puente hacia el nuevo ciclo. Ese día tan especial es el 21 de junio, fecha en que comienza el Solsticio de Invierno. “Solsticio” significa “Sol quieto”, y en este caso marca el momento de mayor alejamiento de la Tierra con respecto al Sol. Es el día más corto y la noche más larga del año, pero también da inicio al regreso de la Luz.

La Ceremonia del Inti Raymi marca el fin de un ciclo para el hemisferio sur y el comienzo de un nuevo año. Con la llegada de los españoles esta celebración fue reemplazada por la fiesta de San Juan, pasando a ser el 24 de Diciembre simbolo de nacimiento y comienzo de ciclo, para luego continuar con el fin del calendario gregoriano, el 31 de diciembre,  el fin de año.

En la antigüedad, en el TAHUANTINSUYU (las cuatro regiones del sol) llegaban los comunarios a los alrededores del INTI HUASI (Templo del Sol) para el encuentro de convivencia entre las comunidades, esperando la llegada del sol y dando comienzo al gran festejo de unidad, esperanza, deseos de un nuevo ciclo para la familia y las comunidades.

Fogatas de gran magnitud daban luz y color a la noche más fría del año: PHUTUTUS, WANCARAS, TARCAS, SICUS y un sinfín de instrumentos daban su armonía, con melodías de misteriosa alegría, que invitaban al baile, al canto y el amor.

Todavía hoy en los pueblos originarios del Ande a partir del 21/06 comienzan las ceremonias y ofrendas para honrar a los cuatro Abuelos y a las cuatro regiones del Sol.

-El 21/06 es la Ceremonia del Sol Naciente, Intiq Llojsiynin, y homenaje al Antisuyu (región del este de los Andes y Selva Amazónica) Con las aparción de los primeros rayos solares comienza un nuevo ciclo o año nuevo de la naturaleza, en este día la tierra, Jallp’a Mama se encuentra especialmente energizada. Asi, las mujeres principalmente, permanecen unas horas sentadas tomando contacto con la Madre Tierra y se descalzan durante la Ceremonia para renovar y fortalecer sus energías femeninas.

-El 22/06 es la Cermonia del Sol al mediodía, está en su punto Cenit, cuando no hay sombra, Intiq Tiknun, y homenaje al Chinchaysuyu (región del norte, desde el sur de Colombia, Ecuador y Norte de Peru). En este día el aire, Wayra, está purificado, por eso buscamos sitios con árboles para conectarnos con nuestra respiración, mientras que nuestros hermanos originarios se dirigen hacia las puertas del Viento, o Wayra Punku a muchos metros de altura para dejarse atravesar por Wayra y así purificarse.

-El 23/06 es la Ceremonia del Sol poniente, Intiq Yaykuynin, y homenaje al Qontisuyu (región oeste de los Andes, con dirección hacia el mar). En este día Nina, se encuentra con su máximo potencial de energía. Se encienden fogatas, se dialoga con el Abuelo Fuego, algunos pueblos del Amazonas caminan sobre brasas para conectarse con él.

-El 24/06 concluye el Inti Raymi y el homenaje es para el Qollasuyu (región del sur de los Andes, que abarca Bolivia desde el lago Titikaka, norte de Chile y 9 provincias del N.O. argentino). Ese día la purificación es con Unu Mama, a partir de las 0 hs hasta las 12 del mediodía. En las comunidades se bañan en el río, a pesar del frío, se juega con el agua, o se deja agua de lluvia  durante toda la noche bajo las estrellas para bañarse ese día por la mañana.

Hoy la ceremonia ha atravesado las fronteras étnico-culturales. Como un signo de estos tiempos, en que el inexorable camino hacia la espiritualidad parece ser una necesidad existencial de un número creciente de seres humanos, el Inti Raymi ha llegado desde hace unos años a los ámbitos urbanos, en rituales que reúnen a gentes provenientes de distintos sectores sociales, edades e identidades étnicas, honrando el espíritu esencial del mundo andino que nos enseña que todos somos uno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s