La mesa

 

En la tradición andina la misha (mesa) es el equivalente a un altar de poder chamánico, este es en esencia un espacio sagrado compuesto de objetos de poder que sirven de contacto con las fuerzas ancestrales y espirituales del cósmos viviente. La misha es un waca, que quiere decir un espacio sagrado, único, intangible e irrepetible en la tradición que merece a los andinos respeto y culto. Es una alianza espiritual que solo puede servirle a su portador.

La misha es así mismo un pachachaka, es decir un puente cósmico que comunica los diversos planos dimensionales de la tradición: el hanaj pacha, el kaypacha y el ukhu pacha, mundo superior, humano e inferior respectivamente. La misha puede servir para conectarse con el linaje sagrado (panaca andina) de los maestros andinos. La misha como pachachaka, es un punto en donde se trasmuta la energía pesante en energía refinada, por ello sirve de herramienta auxiliar para el paqo, pues representa el poder de la pachamama para digerir y metabolizar la energía pesante, es decir tiene el poder de limpiar y purificar. El hecho que sea un envoltorio portatil siempre al alcance de la mano facilita que pueda trasladarse fácilmente de un punto a otro y realizar limpiezas u otros rituales en cualquier contexto o lugar.

Una misha puede ser un manto andino, una bolsa de tejido de alpaca o llama que sirve para envolver en forma de paquete los objetos personales de su portador. En su interior los maestros andinos colocan las khuyas, es decir las piedras sagradas que han sido heredadas por sus ancestros o maestros y que por los años de uso se encuentran cargadas de energía refinada o sirven de igual modo como canal energético (pachachaka). Dentro de la misha se pueden incluir entre otras cosas: retratos (de maestros o ancestros), cartas importantes, hojas de coca, amuletos, conchas marinas, cruces, diseños simbólicos,etc.), todo cuanto represente sagrado y único para la persona que realice la alianza con este objeto de poder.

Se dice que la misha es finalmente un fetiche, pues para el mundo occidental solo se componen de objetos que los indios andinos adoran y consideran como sagrados, este aspecto objetal compete al primer nivel de consciencia de la tradición. Sin embargo, su uso se extiende a otros niveles por su utilidad y valor dentro de la práctica de la medicina tradicional andina. Si la misha se extraviase el iniciado de cuarto nivel no tendría ningún problema en renunciar a ella, para lo cual solo tendría que pensar en componer una nueva, restitiyendo la anterior, este acto va de la mano con la actitud de desprendimiento y desapego aún de los objetos sagrados. Hay que recordar que la misha solo puede tener valor sagrado para su portador.

El mishachakuy es uno de los rituales sagrados de iniciación en la tradición andina para sintonizar con un linaje de maestros, es una celebración muy personal entre maestro e iniciado para conectar la fuerza y sentido de la panaca de maestros andinos. Mediante el mishachakuy el iniciado siente el respaldo energético ancestral de maestros que por siglos han preservado la tradición.

 

Fuente: http://www.takiruna.com

Página cultural de Arnaldo Quispe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s